BlogVenatto-Modelo Cancun

Una de las mayores preocupaciones a la hora de utilizar la piscina es la seguridad. Un entorno seguro garantiza un mayor disfrute y tranquilidad, especialmente en situaciones donde hay niños.

Si bien la prudencia es la mejor medicina contra posibles incidentes como los resbalones, es imposible evitarlos todos, por lo que la mejor opción es apostar por materiales que aumenten la seguridad de la piscina y su entorno. En el Grupo Greco Gres Internacional somos conscientes de la importancia de materiales eficaces y sobre todo seguros, por lo que todas nuestras marcas cumplen con las normativas más exigentes.

El mayor riesgo de un material por el que transiten personas y que esté en contacto con el agua es el deslizamiento. Un resbalón en la piscina es algo muy común y una textura adecuada puede evitar una mala caída. En el caso de los materiales del Grupo Greco Gres se cumplen dos normativas muy exigentes.

La primera es la resistencia al deslizamiento según la normal DIN 51130, una norma de origen alemán que mide la resistencia al deslizamiento según los grados de inclinación. Las gamas de piscina del Grupo Greco Gres poseen un grado R-11, de los mas altos de la escala que garantizan un antideslizamiento entre de 19º a 27º.

La segunda norma es también de origen alemán, la DIN 51097, que mide también la resistencia al deslizamiento, pero en este caso en materiales húmedos y con los pies descalzos, por lo tanto, la norma más adecuada para medir la seguridad en entornos de piscina. Los productos Greco Gres poseen un nivel C, el máximo de la normativa, que permite un antideslizamiento adecuado en ángulos de hasta 24º con los pies húmedos y descalzos.

A esto hay que sumar que nuestras piezas porcelánicas por extrusión son muy fáciles de limpiar, poseen una gran resistencia a la abrasión y a los productos químicos, siendo además de baja porosidad, por lo que el material prácticamente es incapaz de albergar bacterias. Esto facilita un entorno más limpio y por lo tanto más seguro.